s

Yoga

El yoga es una tradición muy antigua proveniente de India, que en las últimas décadas se ha extendido por todo el planeta gracias a sus múltiples beneficios para la salud integral. No es una religión, no es una mera disciplina física. Es un conjunto de técnicas psicofísicas, que pretende equillibrar y unificar cuerpo, mente y espíritu, potenciar la salud y las facultades naturales del ser humano. Gracias a sus múltiples beneficios, podemos conseguir un cuerpo más fuerte, más flexible y más funcional. Pero además, a través de sus técnicas de respiración y relajación nos ayuda a encontrar la paz mental y mejorar la concentración y la atención. El yoga es una herramienta muy poderosa para enfrentar la vida moderna y orientarla hacia el bienestar, la salud, la felicidad y el amor.

Yogadance

Yogadance es un nuevo estilo donde se combina yoga con danza.
Yogadance tiene base en el estilo del yoga llamado Flow Yoga que cada vez arrasa más en los centros de yoga y centros fitness de todo el mundo.
Este estilo auna tradición con modernidad, sincroniza la respiración con el movimiento, trabaja la fuerza, la flexibilidad y coordinación fluyendo de una postura a otra.
Beneficios
Nos ayuda a fluir en el nivel mental y emocional con nuestro cuerpo.
Combinando Yoga Flow con danza hace que este fluir en todos los niveles de nuestro ser se potencia aun más. El cuerpo se vuelve fuerte, flexible, elástico y ágil. La mente se concentra y se tranquiliza. La memorización de una pequeña coreografía, ayuda a prevenir el envejecimiento de nuestro cerebro y se mantiene ágil. Se aprende a reconocer y conectar con las emociones estabilizándose y calmándose, y aquellas escondidas y reprimidas se liberan.
Es una clase dinámica, divertida y liberadora que estimula y calma a la vez.
Una experiencia que no deja indiferente.
Una clase que puede llegar a ser un autentico viaje sensorial.

Danza oriental

La danza del vientre es una de las danzas mas antiguas del mundo.
Pese a lo común que es relacionar la danza del vientre con el mundo enigmático y exótico de los antiguos harenes, es importante resaltar su sentido como medio idóneo para propiciar la unidad entre el cuerpo y el espíritu, y como vía de exaltación de la parte femenina de los dioses, relacionada con la belleza, la intuición, la fecundidad y la concepción.
Es un baile en el que participa todo el cuerpo, aunque la mayor parte del movimiento se localiza en las caderas, los músculos abdominales y la pelvis. Se basa en la disociación de movimientos, aprendiendo a aislar las distintas partes del cuerpo para crear distintas figuras y ritmos, que más tarde pueden ser combinados para construir diversas composiciones.
La danza del vientre permite conectar con el propio cuerpo y desarrollar las posibilidades expresivas de la persona. En el caso de la mujer, esta danza le acerca a tomar conciencia de su feminidad y fuerza, y mediante movimientos específicos de la región pélvica, abdominales y la respiración, se estimulan los órganos internos. Ayuda a disminuir los cólicos menstruales, favorece la elasticidad del tejido abdominal y como en su origen, supone una preparación para la fertilidad, con el trabajo de los músculos pélvicos y del abdomen. Esta danza potencia el trabajo de todo el cuerpo; a través del sutil equilibrio entre tensión- relajación se fortalece la musculatura y se moldea la figura sin esfuerzos bruscos, por lo que está indicada para cualquier persona, sea cual sea su edad y condiciones físicas. Tampoco se requiere una estructura corporal determinada -como puede ocurrir en otras danzas como la clásica-.
Funciona también como una terapia mental, ya que al entrar en contacto con el cuerpo, a partir de las manifestaciones de expresión corporal, se produce un desbloqueo psicológico, que contribuye a despertar el amor propio. Es por ello que su práctica regular ayuda con el tiempo a vencer inhibiciones y a aceptar nuestro cuerpo tal y como es. A diferencia de otros ejercicios, como los aeróbicos, donde toda la energía invertida se proyecta hacia el exterior, con el fin de lograr una buena imagen personal, en esta danza se trabaja desde el interior, de forma que la belleza física nace no como un fin, sino como una consecuencia.

Funky Oriental

Esta fusión surgió desde la búsqueda de nuevas formas de expresión danzante, queriendo expresar lo sensual y elegante, y a la vez lo fuerte y energético. Está basada en los movimientos típicos de la danza oriental (los shimmies, los camellos, los ochos, los círuclos, los drops de la cadera...) los cuales se combinan con los movimientos y pasos fuertes, energéticos y exactos de la danza funky-jazz y las danzas urbanas.
En esta clase aprenderás a conocer tu cuerpo, a controlarlo, a independizar cada una de sus partes. Infinitas posibilidades de movimiento que tienen tus caderas, tus hombros, tu pecho... y los demás beneficios que la danza oriental puede aportar a tu cuerpo, pero tu baile también tendrá fuerza, energía, movimientos originales y urbanos.
Es una danza fusión divertida, expresiva y diferente con la cual descubrirás que tus movimientos no tienen límite. Te liberarás y divertirás.
En la clase se utilizan estilos de música variados: desde ritmos orientales hasta música actual y comercial. ¿Por qué ponerse límites?