EL PODER DEL YOGA PRENATAL

El día 4 de noviembre, nació mi hijo y fue el acontecimiento más grande y más hermoso de toda mi vida. Pero también los meses de espera fueron de los más bonitos y más felices. Comprobé por mi misma el poder de yoga prenatal.
Desde hace muchos años yoga esta integrada firmemente en mi vida, y el embarazo hizo que esa relación se estrecha aún más.
He vivido los nueves meses con plena consciencia, disfrutando con cada cambio en mi cuerpo, sintiendo la paz y el amor profundo, creando la unión tan especial con mi hijo creciendo dentro de mi.
He sido ágil, me sentía en buena forma y sana, mi tripa creciente no suponía ningúna carga ni obstáculo para mi, no tenía dolores de espalda, mis tobillos no se hincharon, no tenía necedidad de comer para los dos, experimentaba una fuerza desconocida que a la vez me daba una tranquilidad inexplicable.
¡El poder del yoga! No he dejado de practicar hasta el último día del embarazo y además durante el parto. Y unas horas después del parto ya me sentía bien, y con fuerzas, y sin entender porque la gente me decía que me recuperara. ¡Si yo me sentía ya recuperada!
Y hasta las noches sin dormir y el llanto del pequeño están acompañadas con una fuerza inexplicable que sólo el amor más profundo puede generar. Y aunque este amor está dentro de nosotros, no siempre es fácil conectar con el. Puedo afirmar que yoga nos ayuda a encontrarlo.
Los beneficios de yoga  para embarazadas son muchos: mayor fuerza y tono muscular, una mejor postura y equilibrio, flexibilidad en todo el sistema muscular, la estimulación de las glándulas que controlan la producción de hormonas, mayor flujo sanguíneo y mejor circulación, y un excelente control de respiración. Durante la práctica del yoga, se masajean los órganos internos. Aún más, los ejercicios de estómago le ayudarán a recuperar su figura después del parto. El yoga ayuda a reducir los problemas de insomnio y sueño, y promueve una sensación general de bienestar y una perspectiva positiva sobre la vida. El yoga también enseña a observarse a uno mismo y su práctica le pone en contacto de manera intuitivan con su cuerpo y sus emociones.
El yoga no es una receta exclusiva para un perfecto embarazo y parto. Es un instrumento que puede ayudarla durante este emocionante momento y enriquecer esta experiencia única y además, hará que su embarazo y parto sean un poco más fáciles y le ayudará a acercarse a ellos con una sensación de control sereno.

Si estás interesada en practicar el yoga prenatal contacta conmigo a través del correo electrónico: expresdance@gmail.com  o a través del móvil: 625 061 295

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *